English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles

Alertan: Grandes Tormentas solares para el 2013


Mientras muchas personas están a la espera del supuesto evento que tendrá lugar el próximo 21 de diciembre, los científicos afirman que hay una gran preocupación sobre el llamado “máximo solar” en 2013, debido a que el año que viene el Sol entra en la fase más activa de su ciclo de 11 años. ESA (Agencia Espacial Europea) ha establecido una cadena mundial de estaciones de vigilancia para poder observar cómo esta actividad solar puede afectar a la atmósfera superior, y evaluar las consecuencias para los sistemas de navegación por satélite y demás comunicaciones.

El proyecto de la Agencia Espacial Europea

El proyecto de la ESA hará un seguimiento de los cambios en la “ionosfera” con una red de estaciones de sensores para poder establecer con antelación al próximo máximo solar, previsto para mediados de 2013.

“El Monitor de red actual está todavía aún en desarrollo, pero ya está detectando leves tormentas ionosféricas", dijo Roberto Prieto-Cerdeira, responsable del proyecto. Además agregó:

“Estamos colocando estaciones sensoras en todo el mundo, pero la proximidad del ecuador es un foco de interés en particular, muestra un comportamiento mucho más dinámico que las latitudes medias. Así que hemos establecido estaciones en Cabo Verde frente a África occidental y Malindi, Kenia, en el otro lado del continente. Además, a través de un acuerdo con la agencia espacial francesa (CNES), tendremos acceso a Libreville, Gabón y la Isla Ascensión en el Atlántico medio. Las estaciones de sensores adicionales también están en Maspalomas, Islas Canarias y Kourou, Guayana Francesa. Las estaciones de Kevo y Sodankylä en el Ártico, ofrecen una alta latitud de cobertura".


El Dr. Michio Kaku ya informó

Los científicos afirman que existe una máxima preocupación por volver a revivir el conocido“Evento Carrington”. Según el Dr. Michio Kaku, físico teórico estadounidense, dijo en un programa de radio que el sol está en su máxima actividad de llamaradas solares, pudiendo llegar a ser monstruosas. Él en concreto está muy preocupado. De hecho, “la Sociedad Estadounidense de Física”está tan preocupada que fueron al Congreso pidiendo 100 millones de dólares para preparar las plantas nucleares y satélites siendo una preferencia mundial. Los físicos avisaron que “un pulso electromagnético del sol eliminará por completo todo el sistema eléctrico, paralizándonos”. Pero el Congreso, muy lejos de hacerles caso, se rieron de ellos. Después de todo, los gobiernos del mundo no hacen nada por la población, más bien por sus propios intereses.

La influencia de las tormentas solares en la ionosfera

La Atmósfera Terrestre está formada por capas. La ionosfera es una capa de partículas cargadas eléctricamente fuertemente influenciadas por el Sol, donde las señales de radio de onda larga rebotan fuera de él. Con la llegada de la era espacial, las señales de radio comenzaron a pasar a través de la ionosfera hacia y desde los satélites en la órbita. Hoy en día, la vida cotidiana es más dependiente que nunca de los sistemas eléctricos y de comunicación y nunca ha experimentado un“máximo solar”. La ionosfera se hace más turbulenta debido al calentamiento del Sol, realizando un cambio dinámico alrededor del ecuador magnético de la Tierra. El efecto sobre los sistemas de comunicación incluirían retardos de la señal y “destellos” de la dispersión de señales haciendo las señales inestables.


El evento Carrington

En 1859, un evento sorprendente ocurrió en la época moderna. Una eyección masiva de masa coronal se produjo en el sol enviando grandes cantidades de partículas solares colisionando con la Tierra. El resultado de esta colisión causó graves problemas al sistema telegráfico, el único equipo principal eléctrico que existía en esos momentos. Los observatorios registraron perturbaciones en el campo magnético de la tierra fuera de las escalas oficiales. Auroras fueron vistas desde el sur hasta el Caribe, los mineros de las Montañas Rocosas despertaron en medio de la noche por una luz brillante pensando que la noche se había convertido en día, ya que se podían leer los periódicos por la misteriosa luz. Los sistemas de telégrafo en toda Europa y América del Norte dejaron de funcionar, en las líneas telegráficas se podían observar grandes explosiones eléctricas, los papeles en algunas oficinas de telégrafos se incendiaban y otras líneas continuaban enviando mensajes, incluso después de que la energía de las baterías se habían agotado. Los efectos eléctricos fueron muy graves, pero por suerte la falta de aparatos eléctricos permitió a la sociedad continuar con normalidad y esta alteración fue simplemente vista como nada más que una curiosidad.


¿Pero qué pasaría si una tormenta de esta magnitud afectara a la Tierra en la actualidad?

Los satélites se verían afectados, dejando sin comunicaciones y transacciones financieras. Los transformadores eléctricos fallarían, pasando mucho tiempo antes de que se pudieran volver a poner en marcha acabando con todo la alta tecnología. Las bombas de agua, bombas de combustible, trenes, etc…, no habría suministros suficientes para los habitantes. En un informe de la NASA, informaron que dentro de los 90 segundos de un evento Carrington situaban el número de muertos en decenas de millones de personas, un gran apocalipsi.

El misterioso incidente del paso Dyatlov



El incidente del Paso Dyatlov tiene todos los ingredientes de las mejores historias de misterio, un auténtico Expediente-X, que después de casi 50 años no ha podido ser aclarado. Nueve experimentados esquiadores de fondo muertos, extraños comportamientos, objetos fuera de lugar, y ni una sola pista de lo que realmente ocurrió.En enero de 1959 la expedición compuesta por nueve montañistas rusos, y dirigida por Igor Dyatlov, realizaban un trekking invernal con la intención de atravesar un paso montañoso de la montaña Kholat Syakl, en los Montes Urales. Un empeoramiento del tiempo provocó que el grupo se desviara de su curso, y decidiera crear un campamento donde esperar a que las condiciones mejorasen. Hasta ese momento todo entraba dentro de la normalidad, incluso estuvieron sacando un buen número de fotografías, y actualizando sus diarios.



En medio de la noche algo sucede, y los nueve excursionistas abandonan sus tiendas apresuradamente, rasgándolas desde el interior, y dejando todo su equipo de alpinismo y ropa de abrigo en el campamento. La extraña huida, con unas temperaturas de -30ºC, solo podía tener un final, la muerte de los nueve excursionistas.La investigación oficial, después del rescate de los cuerpos, añade más misterio si cabe a la historia. Aunque todos habían muerto de hipotermia, algunos de los cuerpos presentaban extrañas fracturas internas en el área del pecho, otro presentaba un trauma severo en el cráneo, pero ninguno de los
cuerpos mostraba heridas externas.Los testigos y declaraciones de familiares ponen los ingredientes que faltan en esta extraordinaria historia. "Esferas brillantes en el cielo", restos de radiación en los pocos pedazos de ropa, objetos encontrados en el campamento no pertenecientes al grupo. La versión oficial es que la muerte de los montañistas fue debida a "una fuerza desconocida", y las teorías extraoficiales cubren un gran abanico de posibilidades: avalanchas, pruebas militares secretas, el ataque de algún animal, o el asesinato.